sábado, 22 de julio de 2017

EL DESAPEGO



Hay personas que, heridas,
convertirse pretenden en una isla
y, alejadas del resto,
vivir en total asepsia.

Nadie dijo que la vida
fuera fácil,
sin manual de instrucciones
llegamos, pero a fuerza
de equivocarnos,
es que aprendemos.

Para no sufrir,
nada quieren saber
de amores,
ni asumir riesgos.

Se convierten así,
en meros espectadores
de su propia existencia;
no penan, pero
tampoco gozan.

Dicen vivir en desapego
y quietos se quedan,
mientras la vida pasa.

Pero, practicar el desapego,
no significa no sentir nada,
sino vivir plenamente,
y aún reconociendo el miedo,
dejarlo atrás,
sin dedicarle ni un minuto más,
de nuestro tiempo.




No des nada por supuesto, no todo es blanco o negro, entre uno y otro hay matices, además de otros colores.





Rosa Lázaro Alfonso


21/07/2017










No hay comentarios:

Publicar un comentario