viernes, 31 de marzo de 2017

LA MUJER QUE SOY




La mujer que soy,
curtida en mil batallas
y en otras tantas derrotas,
sabe de penas y quebrantos.

La mujer que soy,
vivía de sus recuerdos
a la espera de un mañana
que le trajera la felicidad
ignorando, mientras tanto,
que nunca la tendría si
antes no aprendía a vivir
el ahora de su presente.

La mujer que soy,
se olvidó largo tiempo
de si misma, postergando
sus anhelos al último rincón
del baúl de sus sueños.

La mujer que soy,
cansada de penar, decidió
dejar de soñar y despertar
a la realidad, fue entonces
que descubrió su vocación.

La mujer que soy,
supo ver en su interior
y al final comprendió
que la mujer que era,
que soy,
tiene manos de artista
y
alma de poeta.


27/03/2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario