lunes, 26 de diciembre de 2016

SE EQUIVOCAN AL TEMERME



Soy un lobo solitario
en medio de la fría noche.

Voy siguiendo mi camino,
observando todo a mi alrededor,
nada se escapa
a mi penetrante mirada.

Compruebo que,
al amparo de la oscuridad
de la noche,
muchos ojos me observan,
a mí, en cambio,
me ilumina la luna.

Parecen temerme, y creen,
que deslumbrado por la
hermosa luz
de nuestro satélite,
no puedo alcanzar
a verles.

Se equivocan al temerme,
al igual que al creer
que no puedo verles.

No me ciega la luz
porque no les contemplo
con la visión de mis ojos,
sino con otra más potente,
la del corazón,
éste, no necesita de otra,
más que la que genera
el latido
de su propia energía.

Con ella, es con la que les observo,
quisiera decirles que no deben
temerme, pero sé que cualquier
gesto mío, lo pueden interpretar
como un desafío, tal es su miedo.

Decido entonces, seguir tranquilo
mi camino.
Tal vez, a fuerza de verme y
comprobar que no me guía,
lo que ellos consideran,
mi depredador instinto,
se irán acercando. Sé,
que necesitan de calor y afecto,
y al ver que a todos acepto,
dejarán de temerme
y creceremos en número.

Sólo soy uno más,
de los que ha decidido despertar
y ayudar a otros a hacerlo,
utilizando nuestra arma más poderosa,
AMAR!!


12/12/2016